El extremismo violento de Boko Haram ha empujado a esta mujer y a su hija a un campamento para personas refugiadas en Nigeria. En los campamentos, los centros diseñados para mujeres prestan los servicios específicos que ellas necesitan. Foto: AP Photo/Sunday Alamba.

El extremismo violento de Boko Haram ha empujado a esta mujer y a su hija a un campamento para personas refugiadas en Nigeria. En los campamentos, los centros diseñados para mujeres prestan los servicios específicos que ellas necesitan. Foto: AP Photo/Sunday Alamba.

Luchar por la paz y la justicia

Las mujeres, la paz y la seguridad

La Agenda 2030 aspira a lograr sociedades pacíficas, justas e inclusivas capaces de afianzar el desarrollo sostenido. En todo el mundo, las mujeres lideran movimientos por la paz y salvan las divisiones entre comunidades. Ellas previenen la erupción de conflictos, un imperativo cada vez más importante en un mundo proclive al extremismo violento. Están también más expuestas a la vulneración de sus derechos, como la violación como arma de guerra.

El trabajo de ONU Mujeres descrito a continuación ilustra las contribuciones efectuadas, en especial, a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) sobre igualdad de género, paz y seguridad y revitalización de alianzas.

La Dra. Grace Ongile, Representante de ONU Mujeres en Nigeria, sostiene una sesión interactiva con mujeres en el campamento de personas desplazadas internamente en el estado de Adamawa, Nigeria. Foto: ONU Mujeres/Ikechukwu Attah.

La Dra. Grace Ongile, Representante de ONU Mujeres en Nigeria, sostiene una sesión interactiva con mujeres en el campamento de personas desplazadas internamente en el estado de Adamawa, Nigeria. Foto: ONU Mujeres/Ikechukwu Attah.

Prevenir el terror y enfrentarlo

Las reiteradas capturas y violaciones por parte de terroristas de Boko Haram dejaron a Zeingo (alias), una joven de 17 años de edad, embarazada de un hijo que nunca quiso tener. Ella sobrevivió y escapó de los tormentos, pero el trauma del calvario es una herida profunda. Hasta que su madre la acompañó al centro de cohesión social de ONU Mujeres en un campamento para personas desplazadas en la región de Diffa, en Níger, Zeingo no podía comer ni dormir, tampoco interactuar con otras personas debido a la vergüenza que le provocaba el embarazo. Gracias a la atención médica experta y el apoyo psicológico del centro, paulatinamente está comenzando el largo camino de la recuperación. Los pasos adelante que da Zeingo son pequeños pero importantes. Conversaciones breves con otras mujeres del centro. Participación en un programa de capacitación para enfocarse en su futuro. El horror gradualmente va cediendo lugar a la esperanza.

70

de los acuerdos de paz respaldados
por la ONU incluyeron cláusulas
para mejorar la seguridad
y la condición jurídica y social
de las mujeres y las niñas

14

millones de dólares del
Fondo para la Consolidación de la Paz
beneficiaron de manera directa a
mujeres y niñas en países en situación
de conflicto y posconflicto,
un porcentaje que excede su meta
de 15% en un 5%

100

por ciento es el aumento
en la proporción de mujeres expertas
en el ámbito militar
dentro de las misiones de
mantenimiento de la paz

Las mujeres reclaman justicia en el caso Sepur Zarco. El primer caso en su tipo en Guatemala, envió a dos exfejes militares a prisión por cargos de violación y esclavitud sexual y dispuso una compensación monetaria para las sobrevivientes. Foto: Ohan Ordonez/AFP/Getty Images.
Las mujeres reclaman justicia en el caso Sepur Zarco. El primer caso en su tipo en Guatemala, envió a dos exfejes militares a prisión por cargos de violación y esclavitud sexual y dispuso una compensación monetaria para las sobrevivientes. Foto: Ohan Ordonez/AFP/Getty Images.

Justicia para las sobrevivientes

Especialistas desplegadas por ONU Mujeres y la organización Justice Rapid Respose se encuentran listas cuando los países solicitan asistencia para casos de violencia sexual y de género relacionada con los conflictos. Un listado de 200 especialistas proporcionan un cúmulo instantáneo de conocimiento experto sobre temáticas que van desde enjuiciamiento y apoyo psicosocial hasta ciencias forenses. En 2016, 19 especialistas colaboraron con investigaciones en todo el mundo, algunas de las cuales sentaron innovadores precedentes jurídicos.

La promoción de la igualdad de género ha sido un valor central y una meta de las políticas de Finlandia durante más un de siglo. Las actividades de ONU Mujeres son importantes en todas las áreas prioritarias de nuestra política de desarrollo y la entidad desempeña un rol central en el avance de los derechos de las mujeres en todo el mundo. Por todo ello, ONU Mujeres se mantiene como uno de nuestros principales socios de la ONU, tal como lo refleja nuestro financiamiento: sólo algunos organismos multilaterales continúan recibiendo este nivel de financiamiento de manos de Finlandia.

Kai Mykkänen, Ministro finlandés de Comercio Exterior y Desarrollo
Infographic: Conflict

Financiamiento para mujeres en el frente

Para superar los complejos desafíos de la paz y la seguridad y alcanzar una paz sostenible es necesario destinar una inversión considerable, incluidos recursos suficientes para las mujeres y la igualdad de género. Inaugurado en 2016, el Instrumento de Aceleración Mundial para la Mujer, la Paz y la Seguridad y la Acción Humanitaria movilizó 6,7 millones de dólares. ONU Mujeres integra la secretaría del fondo, que reúne recursos de una multiplicidad de donantes. Una proporción sustancial se destina a incentivar el trabajo fundamental —aunque poco reconocido— de las organizaciones de la sociedad civil que se desempeñan en el frente de la prevención, la resolución y la recuperación de los conflictos.

Débora Barros Fince. Foto: ONU Mujeres/Nathan Beriro.

Foto: ONU Mujeres/Nathan Beriro.

SDG 16: Peace, justice and strong institutions Débora Barros Fince es una activista indígena wayúu, defensora de los derechos humanos y abogada de la comunidad de Bahía Portete, La Guajira, Colombia. Viajó a La Habana, Cuba, como parte de la “delegación de las víctimas” para compartir su perspectiva durante el proceso de paz en diciembre de 2015. La delegación, comprendida por sobrevivientes de diferentes regiones, etnicidades y géneros, expresó claramente su deseo de lograr la paz y la reconciliación. Su historia se vincula con el ODS 16, que se propone promover sociedades pacíficas e inclusivas, proporcionar acceso a la justicia para todas y todos y construir instituciones efectivas, responsables e inclusivas a todos los niveles.

Débora Barros Fince: “Las mujeres deben tener voz y voto en el proceso de paz y en nuestros hogares”

“Yo era una persona con muchos sueños. Me gradué en derecho en 2003 y quería ayudar a mi madre y a mi padre, a mis hermanas y hermanos y a mi comunidad. En 2004, los paramilitares vinieron y masacraron nuestra comunidad en Villa Portete. Ni siquiera sabíamos lo que quería decir ‘paramilitares’. No sabíamos por qué nuestras familias estaban siendo exterminadas. Sobreviví a la masacre y me convertí en portavoz de la comunidad.

Durante el conflicto colombiano, las mujeres han sido las personas más afectadas, pero nuestra lucha y resistencia han pasado desapercibidas. Nos han violado, asesinado, explotado laboralmente y se nos han negado oportunidades en condiciones de igualdad.

Las mujeres de Colombia también son protagonistas a favor de la paz. Nuestro carácter es conciliador por naturaleza; buscamos maneras de implicarnos y encontrar una solución. Viajar a La Habana para prestar testimonio fue un momento muy importante, no sólo para mí, sino para toda la comunidad. Como sobrevivientes [del conflicto] compartimos el mismo dolor, independientemente de quién haya sido nuestro agresor.

Trabajábamos conjuntamente como un grupo. No tomábamos las decisiones de manera aislada. Si no llegábamos a un acuerdo, volvíamos a debatir hasta solucionar la cuestión. Queríamos un proceso de paz en el que las víctimas fuesen las protagonistas.

Para lograr la paz sostenible, se debe invertir en desarrollo social: educación, salud, vivienda adecuada y agua. Además, las mujeres deben desempeñar el papel que merecen. Se deben reconocer nuestra lucha y nuestros sacrificios, y nuestra participación debe ser real. Las mujeres deben tener voz y voto en el proceso de paz y en nuestros hogares”.

Las mujeres colombianas desempeñan un papel central en el proceso de paz