María del Carmen Cáceres (centro) es una trabajadora de la construcción que dirige la Asociación de Mujeres Constructoras en Bolivia. A través de la asistencia del Fondo para la Igualdad de Género, se ha convertido en una incansable defensora de los derechos de la mujer en el segundo sector económico más grande del país. Foto: Red Hábitat/Sofía Bensadon.

María del Carmen Cáceres (centro) es una trabajadora de la construcción que dirige la Asociación de Mujeres Constructoras en Bolivia. A través de la asistencia del Fondo para la Igualdad de Género, se ha convertido en una incansable defensora de los derechos de la mujer en el segundo sector económico más grande del país. Foto: Red Hábitat/Sofía Bensadon.

Fondo de ONU Mujeres para la Igualdad de Género

Fondo para la Igualdad de Género

Como institución internacional para la concesión de subvenciones, el Fondo para la Igualdad de Género (FIG) respalda el empoderamiento económico y político de las mujeres de todo el mundo. En esta línea, financia iniciativas de alto impacto de organizaciones lideradas por mujeres que consiguen resultados concretos, especialmente para las mujeres y las niñas más marginadas. En 2016, el Fondo para la Igualdad de Género distribuyó 4,4 millones de dólares entre 35 proyectos activos, 25 de los cuales son nuevas subvenciones para la adaptación a la realidad local de 11 de los objetivos globales, con una meta de más de medio millón de beneficiarias de aquí a 2019. Gracias al trabajo catalítico de las organizaciones destinatarias, el Fondo extiende la mano a las mujeres más marginadas, como aquellas de zonas rurales y comunidades indígenas, las mujeres que viven con VIH/SIDA o con discapacidad y las trabajadoras domésticas.

María del Carmen Cáceres se refiere a sí misma como “una mujer en proceso de reconstrucción”. Es la Secretaria General de la Asociación de Mujeres Constructoras de Bolivia y sobreviviente de violencia doméstica. Movida por la necesidad de afrontar los gastos de atención médica para su hija, sacrificó su carrera como enfermera para ingresar a una industria de construcción con mejor salario. En esa nueva ocupación encontró esperanza y motivación gracias a la capacitación impartida por la Red Hábitat, una de las destinatarias del Fondo de ONU Mujeres para la Igualdad de Género.

“En la pintura y la construcción, encontré la forma de expresar lo que tenía reprimido durante años. Me identifico con mi profesión porque considero que del mismo modo que es posible arreglar una cerámica rota, las vidas de las personas también se pueden reparar. Ahora sé que puedo hacer todo lo que quiero”, declara.

“Nuestro trabajo es potente”: las cooperativas de mujeres rurales cultivan un futuro mejor

Hemos dado seguimiento a proyectos desde hace mucho tiempo. De hecho, se nos ha reconocido entre las mejores prácticas a nivel mundial en la implementación de iniciativas de migración y desarrollo. Pese a dichos reconocimientos, [gracias a la capacitación del FIG] ésta es la primera vez que verdaderamente entendemos la ciencia detrás de la gestión de proyectos.

Atikha (Filipinas), primera beneficiaria mundial del FIG en 2016

 
La lista completa de organizaciones destinatarias del Fondo en 2016 se encuentra
disponible en https://www.unwomen.org/es/trust-funds/fund-for-gender-equality.

El Fondo en 2016

35

proyectos en curso

11

millones de dólares
en subvenciones activas

50.700

beneficiarias y
beneficiarios directos