En Europa Oriental, las mujeres romaníes están prácticamente excluidas de la representación en la vida pública y su participación en la toma de decisiones sigue por debajo de los parámetros internacionales. Foto: Programa de la ONU ‘Mujeres en la política’/Ramin Mazur

Liderar el camino hacia la paridad de género en la política

Ya sea como Jefas de Estado, gerentes de corporaciones, parlamentarias, servidoras públicas o como dirigentes de organizaciones de la sociedad civil, las mujeres se han insertado en destacados cargos de liderazgo en todo el globo, modificando así la forma de tomar decisiones. El equilibrio de género en los cargos de liderazgo, sin embargo, sigue siendo escurridizo: apenas 1 de cada 5 parlamentarios en todo el mundo es mujer.

ONU Mujeres es una férrea promotora de la paridad en todos los ámbitos de la política, la economía y la vida pública de aquí a 2030 y de conformidad con los compromisos afirmados en los ODS. Estamos convirtiendo la igualdad en realidad en todo el mundo, respaldando constituciones, leyes y políticas que garantizan oportunidades de liderazgo para las mujeres, entre otras cosas, a través de medidas temporales de carácter especial. Asistimos a las contrapartes nacionales a administrar procesos electores con sensibilidad de género, ya sea que se trate de garantizar que todas las mujeres puedan acceder a las urnas o de proteger a las candidatas contra la violencia electoral. Las nuevas capacidades de liderazgo habilitan a las mujeres que se desempeñan en los parlamentos, la sociedad civil o en otros ámbitos como eficaces defensoras del cambio.

A first in Moldova: Laura Bosnea is one of two Roma women to be elected as local councillor in the town of Rascani after receiving UN Women-supported training. Photo UN Programme ‘Women in Politics’/Ramin Mazur
Una pionera de Moldova: Laura Bosnea es una de las dos mujeres romaníes en resultar electa como consejera local en la ciudad de Rascani luego de recibir una capacitación financiada por ONU Mujeres. Foto: Programa de la ONU ‘Mujeres en la política’/Ramin Mazur

Las mujeres romaníes hacen historia

En los 25 años transcurridos desde la independencia, ni una sola mujer romaní había sido candidata a ocupar un cargo en la República de Moldova hasta 2015, año en el que se hizo historia. Dos mujeres romaníes resultaron electas para ocupar escaños locales y siete —un número sin precedentes— se postularon como candidatas en una elección. Una de las candidatas electas fue Laura Bosnea, de 28 años. Cuando decidió que se postularía, los dirigentes del partido político local le aconsejaron que no se molestara en intentarlo, pues el mejor lugar para las mujeres era el hogar con su familia o trabajando en el mercadillo, y no la política. Las mujeres romaníes, además de enfrentar altos niveles de marginación por su pertenencia a la población romaní como comunidad, son además objeto de discriminación de género.

Se efectuaron

8

reformas constitucionales con sensibilidad de género

se adoptaron

32

leyes nuevas tan solo en 2015

Se crearon

15

nuevos comités parlamentarios para la igualdad de género en países donde trabaja ONU Mujeres

Blanca Arguella, congresswoman from Ecuador, makes a statement at a Parlatino general assembly meeting. Photo Courtesy of Parlatino
Blanca Arguella, diputada de Ecuador, realiza una declaración en una reunión de la asamblea general del Parlatino. Foto cortesía del Parlatino.

Una región comprometida con la paridad de género

El Parlamento para América Latina y el Caribe, conocido como PARLATINO, ha puesto a la región en la senda de la “paridad de género”. Luego de tres años de trabajo de promoción y de conocimiento experto aportado por ONU Mujeres, la Asamblea, en representación de 20 países y tres territorios, redactó y aprobó en noviembre de 2015 una nueva disposición regional que orienta a los Parlamentos nacionales para alcanzar la igualdad y la paridad de género en la toma de decisiones. La resolución define un nuevo modelo de Estado inclusivo y abocado a poner fin a todas las formas de desigualdad y exclusión. Por ejemplo, exige a los países poner fin a los sesgos de género que aún persisten en la legislación, proporcionar recursos para reducir las disparidades de género y garantizar que hombres y mujeres tengan igual representación en los parlamentos, el sistema judicial y el poder ejecutivo.

Permítanme destacar el rol fundamental de ONU Mujeres en la facilitación del intercambio de mejores prácticas que nos ayudará a aprender mutuamente de los logros alcanzados y promover colectivamente los derechos de las mujeres”. Allow me to highlight the critical role of UN Women in facilitating the exchange of best practices that could help us learn from each other’s successes and collectively promote the advancement of women’s rights”.

Declaración de Brasil, sesión anual de la Junta Ejecutiva de ONU Mujeres, junio 2015 Declaración de Brasil
Around Nigeria’s general elections, the Women’s Situation Room received more than 7,000 calls from the public and election monitors combined, reporting incidents ranging from voting complaints to gender-based violence. Photo: UN Women/Ikechukwu Atta
En las elecciones generales de Nigeria, la Sala de Situaciones de las Mujeres recibió más de 7000 llamadas del público y de agentes de fiscalización electoral con denuncias de hechos que iban desde reclamaciones por la votación a otros de violencia de género. Foto: ONU Mujeres/Ikechukwu Atta

Innovación en los procesos electorales

Desde 2011, ONU Mujeres viene apoyando en África la aplicación de las salas de situaciones de las mujeres con distintas contrapartes, entre ellas el Centro Internacional Angie Brooks. La sala de situaciones de las mujeres es una iniciativa de participación ciudadana integral que se enfoca en el rol de las mujeres y la juventud en la celebración de elecciones pacíficas y participativas. Durante 2015, en las salas de situaciones de las mujeres de Nigeria, 40 jóvenes respondieron a las más de 2.700 llamadas del público recibidas en dos días. A su vez, 300 mujeres se desplegaron en 10 estados desde donde denunciaron unos 5.000 casos de disturbios, hechos de violencia de género y reclamaciones relacionados con el proceso electoral. Ocho líderes reconocidas en todo el país mediaron hasta obtener el compromiso de líderes políticos y el personal de seguridad para responder a los hechos que se suscitaban. En la sala de situaciones de las mujeres se asignaron oficiales policiales y de la comisión electoral para resolver de inmediato muchos de los problemas que iban surgiendo.

Las mujeres de Nariño en la política local

Lucía del Socorro Basante

Foto de cortesía por Lucía del Socorro Basante

SDG 5: Gender equality Lucía del Socorro Basante, 60, abogada de profesión, es la única mujer concejal del Concejo de Pasto, en el Departamento de Nariño, Colombia. Fue elegida en octubre de 2015, poco después de obtener la diplomatura en Liderazgo Político con Perspectiva de Género desarrollado por ONU Mujeres, formación a la que tuvieron acceso otras 143 personas –la mayoría mujeres– en los municipios de Pasto, Ipiales y Tumaco. Su trabajo está relacionado con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 5, que busca velar por la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles de la adopción de decisiones en la vida política, económica y pública.

Lucía del Socorro Basante: “Me presenté como candidata y gané. El proceso tiene un resultado magnífico...con siete mujeres en las alcaldías.”

“Yo tenía miedo en asumir una conducta de candidata [en el departamento de Nariño, Colombia], y eso que yo ya vengo de muchos años de experiencia en mi trabajo de abogada. Pero el miedo paraliza. El miedo a que los señores concejales levanten la voz, el miedo a no tener la capacidad, a estar en un territorio de hombres. Se nos exige más y somos pocas porque tenemos menos oportunidad. El peso de la visión masculina y del machismo se siente, y lo siento yo.

El proyecto de ONU Mujeres nos permitió conocer la realidad objetiva de la participación de las mujeres en la política local, a través de cifras y estadísticas, pero lo verdaderamente estratégico fue conocer la trama en la que se sustenta la realidad. Hablar de por qué en la Asamblea no hay ninguna mujer, de por qué en el Concejo de Pasto solo hay una, y en varios municipios del departamento [estado] no haya ninguna, de por qué solo tenemos una senadora y una representante. Las diferentes causas socioeconómicas, el temor, la arraigada responsabilidad absoluta frente al hogar como si no tuviéramos el compañero. ¡Son esquemas que se pueden romper!

Me presenté como candidata y gané. El proceso tiene un resultado magnífico en Nariño con siete mujeres en las alcaldías. No lo logramos en la Asamblea. Hay que apostarle al Senado y fortalecer los liderazgos que existen. Las administraciones locales deben apoyar en sus planes de desarrollo, generar espacios de participación femenina. Debe cambiarse la ley; debe haber un 30 por ciento de participación en las elegidas y no en las listas, sino no hay diferencia. Solo el conocimiento y la libertad para hablar permitirá cambiar estos esquemas de machismo tan fuertes en nuestro país”.