Ana Isabel González participa en el Hackatón Femenino, parte de una iniciativa en Costa Rica que alienta a las jóvenes a adoptar las tecnologías. El proyecto tiene el apoyo del Fondo de ONU Mujeres para la Igualdad de Género. Foto: Sulá Batsú/Natalia Vargas

El Fondo de ONU Mujeres para la Igualdad de Género

Fund for Gender Equality icon

Como institución internacional para la concesión de subvenciones, el Fondo para la Igualdad de Género respalda el empoderamiento económico y político de las mujeres de todo el mundo. En esta línea, financia iniciativas de alto impacto de organizaciones lideradas por mujeres que consiguen resultados concretos, especialmente para las mujeres y las niñas más marginadas. En 2015, el Fondo desembolsó 7,6 millones de dólares estadounidenses para 53 programas activos, y adjudicó 7,3 millones de dólares a 24 nuevas subvenciones después de un riguroso proceso de selección en el que participaron 1.400 solicitudes. La cartera total del Fondo incluye actualmente 120 programas equivalentes a 64 millones de dólares.

Cuando era niña y vivía en una zona rural de Costa Rica, a Pamela Araya le gustaba desarmar computadoras. Con el paso del tiempo, se dio cuenta de que deseaba dedicarse a crear programas informáticos. Comenzó a estudiar ingeniería informática en el Instituto Tecnológico de Costa Rica situado en la zona norte de San Carlos. Al provenir de un área rural empobrecida, sobre ella recaía una intensa presión social para abocarse a una carrera “más femenina”; sin embargo, no cedió. Actualmente y con 22 años, está realizando una pasantía en una empresa de ingeniería en programas informáticos como diseñadora de software con un cargo subalterno. “Me siento poderosa y capaz hacer muchísimas cosas”, cuenta con orgullo.

El recorrido de Pamela hacia el empoderamiento en el mundo de la tecnología, donde predominan los varones, estuvo allanado por el Café Tecnológico, un evento organizado por la Cooperativa Sulá Batsú con el apoyo del Fondo de ONU Mujeres para la Igualdad de Género. El evento reunió a una diversidad de dinámicas mujeres emprendedoras y líderes del ámbito tecnológico para orientar a mujeres jóvenes como Pamela. Inspirada para alcanzar sus propios sueños, ahora participa en una serie regular de Cafés Tecnológicos como líder y tutora por derecho propio. “Es difícil conocer a otras mujeres que estudien tecnología porque somos muy pocas. Por eso, tener la oportunidad de encontrarnos y conversar es maravilloso. No hay nada que una mujer no pueda hacer; atrás quedaron ya los mitos del pasado”.

‘Our work is powerful’: Rural women’s cooperatives cultivate a brighter future

El Fondo para la Igualdad de Género es un mecanismo a la vez innovador e importante: es una generosa fuente de financiamiento para la igualdad de género respaldada por la capacidad y la inventiva de ONU Mujeres. La capacitación en gestión basada en resultados fue uno de los requisitos más valiosos que un donante haya asignado a una subvención para Karama. El Fondo para la Igualdad de Género es excepcional pues hace una contribución estratégica a nuestro fortalecimiento organizativo”.

KARAMA Beneficiaria del Fondo para la Igualdad de Género KARAMA

La lista completa de organizaciones beneficiarias del Fondo de ONU Mujeres para la Igualdad de Género en 2015 se encuentra disponible en el siguiente enlace: http://www.unwomen.org/es/trust-funds/fund-for-gender-equality/grantees

EL FONDO PARA LA IGUALDAD DE GÉNERO EN CIFRAS

53

programas activos

28.3

valor total de subvenciones
activas en millones de
dólares estadounidenses

218000

beneficiarias y beneficiarios