Personas de todas las condiciones se hicieron eco del llamado a “Pintar el mundo de naranja” para un futuro más luminoso sin violencia contra las mujeres y las niñas. En Maldivas, la campaña 16 Días de Activismo comenzó con una marcha de ciclismo. Foto: UN RCO Maldives/Lara L. Hill

Conducir las acciones de la ONU en favor de la igualdad

Coordination icon

ONU Mujeres tiene el mandato de conducir las acciones coordinadas del sistema de las Naciones Unidas en favor del empoderamiento de las mujeres con el fin de acelerar el progreso, sirviéndose de los recursos y la experiencia colectiva. En una evaluación reciente, los Estados Miembros de la ONU calificaron a la igualdad de género como una de las dos áreas prioritarias donde las contribuciones del sistema de la ONU para el desarrollo son más necesarias. ONU Mujeres lidera los esfuerzos a través de acciones conjuntas de promoción y de programas que fomentan el cambio sobre el terreno, así como prácticas internas que impulsan la rendición de cuentas de las y los líderes de las entidades de la ONU de todos niveles para alcanzar la igualdad de género.

Una campaña de la ONU une a atletas contra la violencia

El muaythai es un deporte que está creciendo en popularidad en Asia y en otros lugares. Por ello, sirve como canal para llegar a hombres y mujeres jóvenes con mensajes sobre la igualdad de género y la construcción de relaciones sanas. Para garantizar un amplio y profundo alcance del mensaje, la Campaña ÚNETE del Secretario General de la ONU para poner fin a la violencia contra las mujeres, que administra ONU Mujeres, ha conformado un equipo que trabaja con el Consejo Mundial de Muaythai y la Federación Internacional de Aficionados al Muaythai para cuestionar las normas sociales nocivas que conducen a la violencia de género.

Supervisión de las prácticas de todo el sistema de la ONU

Mediante la prestación de apoyos especiales para programas y prácticas organizacionales para la igualdad de género, ONU Mujeres ha estimulado un importante crecimiento en el número de organismos de las Naciones Unidas que cumplen o superan los requisitos previstos en el Plan de Acción para Todo el Sistema de las Naciones Unidas sobre la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (conocido como ONU-SWAP) que elaboró ONU Mujeres. El incremento ascendió al 57% en 2015, en comparación con apenas el 31% registrado apenas hace tres años. Asimismo, más del 90% de todos los organismos y departamentos de la ONU ahora informan en el marco del SWAP. A través de iniciativas de coordinación, promoción y capacitación, ONU Mujeres ha asistido a numerosas entidades en la aplicación de marcadores de género para supervisar la financiación destinada a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, asesorado en mejoramiento de la cultura organizativa y desarrollado una estrategia de paridad de género con la que la Secretaría de la ONU puede atraer y retener a mujeres entre su personal. Estamos trabajando para ampliar el Plan de Acción con el fin de orientar y supervisar la aplicación sensible al género de la Agenda para el Desarrollo Sostenible.

La Campaña ÚNETE llegó a

310

millones de personas en las redes sociales durante los 16 Días de activismo de 2015

en 2015,

64

entidades de la ONU realizaron informes conforme al Plan de Acción para Todo el Sistema de las Naciones Unidas sobre la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (conocido como ONU-SWAP)

Más de

11,500

integrantes del personal de la ONU completaron el curso de capacitación I Know Gender, uno de los numerosos cursos en línea que ofrece el Centro de Capacitación de ONU Mujeres

 

21

entidades de la ONU emplearon marcadores de igualdad de género para supervisar la asignación de fondos y el gasto (con respecto a 11 en 2013)

Suma de fuerzas para crear una ley

Quienes defienden los derechos de las mujeres en China habían abogado por una legislación contra la violencia doméstica durante décadas, meta que fue finalmente alcanzada en 2015, en parte gracias al trabajo de promoción y los conocimientos expertos de un equipo especial de la ONU codirigido por ONU Mujeres y UNICEF. Antes de la ley, la violencia ejercida en el hogar era considerada un asunto familiar privado. Tras su sanción, el enfoque que se aplica ahora contempla todas las formas de violencia contra todas y todos los integrantes de la familia, incluidas las mujeres, las niñas y los niños, las personas de edad y las personas con discapacidad. Siete organismos de la ONU —la OIT, la OMS, ONU Mujeres, el PNUD, UNICEF, UNFPA y la UNESCO— amalgamaron todos sus conocimientos especializados y trabajaron en conjunto para ayudar a perfeccionar los elementos que ahora forman parte de la legislación, como por ejemplo, las disposiciones referidas a las órdenes de seguridad para la protección personal y los servicios integrados, de modo que las sobrevivientes de violencia tengan ágil acceso a todas las formas de asistencia que requieran.

Es muy gratificante ver a ONU Mujeres asumir mayores responsabilidades en la labor de promoción (de la incorporación de las cuestiones de género al sistema de la ONU).

Declaración del Japón, sesión anual de la Junta Ejecutiva de ONU Mujeres, 30 de junio de 2015.

Orange the World 2015 photo album

Orange the World 2015
Aleta Miller. Photo: UN Women/Murray Lloyd

Foto: ONU Mujeres/Murray Lloyd

SDG 5: Gender equalitySDG 13: Climate action Aleta Miller es la representante de la Oficina Multipaís de ONU Mujeres en Fiji, que ha usado el ámbito de la protección para impulsar la igualdad de género y abordar la vulnerabilidad de las mujeres en la respuesta del sistema de la ONU al ciclón Winston. El ODS 1 aspira a forjar la resiliencia de las personas pobres y reducir la exposición y la vulnerabilidad a los fenómenos extremos y los desastres relacionados con el clima, mientras que el ODS 13 busca fortalecer la resiliencia y la adaptación a los riesgos relacionados con el clima y los desastres naturales.

Aleta Miller: Una nueva configuración del sistema en favor de las mujeres

“Hay un proverbio que dice que para llegar rápido hay que ir solo, pero si quieres llegar lejos, mejor ir acompañado”. Creo que eso es lo que ha caracterizado a la respuesta al ciclón Winston. El Gobierno de Fiji activó el sistema concatenado de grupos para coordinar los esfuerzos de atención a las distintas necesidades, como por ejemplo, las de refugio o salud. Los departamentos del Gobierno, organismos de la ONU, las ONG y grupos de la comunidad de forma mancomunada y con los recursos y conexiones más pertinentes no solo identifican las dificultades sino que además actúan para superarlas.

Esta es la primera vez que ONU Mujeres ha asumido la función de liderazgo en un sistema de grupos en el país, coliderando tanto el Grupo de Seguridad y Protección junto a UNICEF, como el subgrupo sobre Violencia de Género en Escenarios de Emergencia, ambos dependientes del Ministerio para la Mujer, la Infancia y el Alivio de la Pobreza. Ha sido una experiencia inmensamente positiva, donde actores que trabajan en la protección de las mujeres, las niñas y los niños se desenvolvieron muy bien en conjunto. Lo mismo sucedió al trabajar con quienes defienden los derechos de las personas con discapacidad y las poblaciones LGBTI. El Grupo de Seguridad y Protección realizó una evaluación a gran escala sobre el estado de la protección —el único grupo en hacer algo así— con varias socias y varios socios de organismos de la ONU, el Gobierno, y ONG nacionales e internacionales. Recabaron información de las áreas afectadas para tomar dimensión de a qué y a quiénes dar prioridad.

El grupo creó herramientas duraderas y pertinentes tanto para escenarios de desastre como para situaciones de normalidad, ya que buscamos que la acción humanitaria esté más centrada en las personas y que sea inclusiva y, fundamentalmente, más efectiva. Por ejemplo, por primera vez en Fiji, las sobrevivientes de violencia cuentan con un itinerario claro de derivaciones para acceder a la asistencia y los servicios que necesitan de cualquier organización, desde tratamiento médico, ayuda psicológica hasta presentación de denuncias.

Ha sido todo un desafío que enfrentamos con cooperación, negociación intensas y trabajo arduo. Y siento que ONU Mujeres ayudó a marcar una diferencia para las mujeres en momentos de extrema necesidad y a la vez demostró el valor que podemos agregarle a las respuestas a los desastres, tanto sobre el terreno en las comunidades afectadas como en el seno del sistema formal de coordinación. Ha sido toda una oportunidad participar de la reconfiguración del sistema en favor de las mujeres”.